31 dic. 2007

31 de diciembre de 2007, poco falta para que este año sea historia. Momento de recapacitación y mirar atrás, y ver "la senda que no se ha de volver a pisar".
Año difícil el que se va, en lo personal, pero que me ha dejado cosas nuevas. Y este espacio es una de ellas.

Antes de Agosto, nunca me imaginaria que yo pudiera escribir algo, ya no digo algo como la gente, sino simplemente escribir. No tengo una historia atada a la literatura, ni conocimientos. No he leído lo suficiente, de lo cual me arrepiento y he comenzado a recuperar el tiempo perdido.

Agradezco profundamente a todos los que vinieron a visitarme, muy especialmente a los que dejaron sus comentarios, que me han alentado a seguir un poco mas.

Este blog arranco como de casualidad, pero no es una casualidad que todavía siga respirando, aunque en estado vegetativo desde noviembre.

También es momento de decir que es lo que uno quiere para el nuevo periodo, y entre esas cosas esta el compromiso de escribir mas, de leer aun mucho mas, de terminar la segunda parte de Soledad, de participar mas activamente de la Blogosfera, ya sea en comentarios o con proyectos tan excelentes como el T.E.Lit.A.

Feliz año nuevo para todos!

Y gracias por venir, los espero en el 2008

4 comentarios:

Vill Gates dijo...

Lo que decís es casi calcada mi experiencia. Con la diferencia que yo, por razones profesionales escribo muuuuchas cosas jurídicas todos los días.
Pero este tipo de iniciativas no son casualidades. Nacen de un momento en nuestras vidas que necesitamos expresar las cosas de otra manera o a personas distintas de las habituales.
No lo abandones. Seguí escribiendo si te hace sentir bien.

MUY FELIZ 2008!!

un servidor dijo...

Feliz 2008 Sacerdote, para ud y sus feligreses.

gabrielaa. dijo...

ya es 2008
acá estamos :)



y me alegro enormemente por tu proyecto de lectura-escritura

La Maria "C" dijo...

Vamos todavía!!
Yo quiero leer todo lo que tenga para escribir, y estoy segura de que hay mucho ahi.
Venga, vamos, que estamos acá con el mate listo y la voluntad ansiosa por leer.
Le prometo que ni bien me venga una nueva inspiración, lo arrastro al TELITA II!
Y un abrazo, un abrazo enorme.