12 oct. 2007

Soledad

Llego a su casa, cansado y hastiado del viaje. Todos dormían, se dirigió a su dormitorio, la Tele estaba prendida en el canal español. Como cada noche que llega del trabajo, nadie lo espera, el piensa , es como vivir solo, almuerzo solo frente a la compu en el trabajo y ceno solo frente a la tele en casa. Ella nunca pudo aguantar mucho el sueño es lo que se da en llamar "una alondra" y el es "un búho" se mueve mucho mejor de noche.
Se quedo un rato sentado en la punta de la cama mirando la pantalla, eso le va lavando un poco el cerebro, y lo prepara para relajarse e intentar dormir, cosa que es cada vez mas difícil.
Se levanto al rato para ir a la cocina a buscar algunas sobras para comer, encontró un plato con los restos de fideos con aceite y queso rallado que seguro uno de los chicos no termino, ni siquiera lo calentó, lo comió de parado en la cocina, y lo agrego al montón de platos y ollas amontonados en la pileta, "después lavo todo", pensó.
Encontró un paquete de galletitas de agua y el humus en la heladera, lo puso en una bandeja y volvió a la pieza a comer frente a la tele.
Entonces se acordó, que esa mañana habían vuelto a discutir cuando el la llevaba al trabajo. Y es que la distancia y las diferencias entre ellos son cada vez mayores. Cansado de sus reproches, el intento contarle que había empezado a escribir. Que tenia un blog donde contaba historias. La respuesta de ella no se hizo esperar, "tan solo estas que tenes que escribir cosas en un lugar que cualquiera pueda leerlo?, si no lo escribirías y lo guardarías para vos" le dijo.
El sabia que ella no compartía nada que este ligado a Internet o a una computadora, pero jamas pensó en recibir una contestación tan dolorosa. No esperaba una felicitación, pero esto era como una puñalada.
"Si", le respondió, "estoy muy solo". Que sentido tenia poner a contarle que escribe historias ficticias, que es una faceta desconocida que le surgió de repente y que esta actividad le trae satisfacción personal.
De repente el siente un resoplido detrás suyo ella se había despertado, le pregunto a que hora había llegado, y si los vio a los chicos despiertos, que habían preguntado por el, querían saber a que hora llegaba.
Lo estaba haciendo de nuevo, por el lugar que ella sabe que mas le duele, con el deseo de los chicos de verlo.

3 comentarios:

Vill Gates dijo...

Muy bueno!
"...intento contarle que había empezado a escribir. Que tenia un blog donde contaba historias..."

Si... pasa...

E inexplicablemente se siente muy bien el escribir.

¿Lo vas a seguir o se acaba acá?

La Maria "C" dijo...

Me encantaría que esta historia continúe siendo narrada! Y me impactó la intensidad de sentimiento que transpira el relato.

La Maria "C" dijo...

Ehm, sin �nimo de presionar... pa cu�ndo la continuaci�n?????