5 sep. 2007

Miradas

Como todas las mañanas subió al micro que lo lleva al trabajo, nuevamente ese viaje de una hora y media que ya se volvió aburrido. El paisaje se repite y a el le gusta mirar la cara de la gente. Hoy hay una chica en particular de la que no puede sacar la vista de encima. Es de apariencia normal pero tiene la belleza simple que a el le gusta, ojos color miel-verdoso que atraen los suyos como un imán, no puede apartarlos de los de ella, tanto así que ella le termina preguntando si necesita algo, a lo que el avergonzado y con una sonrisa le contesta que no.
Todo de ella le gusta, a pesar de que no tiene ropa sensual, nunca considero el uniforme verde de fajina algo sexy, pero asombrosamente en este caso la mezcla de la inocencia de ella vestida con uniforme militar que también lo atrae.
Ha descubierto ultimamente que siente una tremenda atracción por los ojos de las chicas y que mas que el color o las formas de los mismos lo atrae la limpidez de sus miradas y lo imnotizan como a modo de poder el recuperar la limpidez de su mirada.
Ya no recuerda cuando fue la ultima vez que durmió bien, no supera las cuatro horas de sueño por día. Tampoco recuerda cuando fue la ultima vez que se enamoro, algo que no le costaba nada hace ya unos años.
Vuelve a mirar los ojos de esta soldado. Ella chatea en su celular y sonríe, otra cosa mas que le gusta, su sonrisa amplia y sincera. Sabe que jamas la volverá a ver pero en el despierta aquel adolecente que se estaba muriendo dentro suyo. En su MP3 empieza a sonar una canción que parece especial para ese momento y se queda colgado en sus pensamientos, mirándola.

No hay comentarios.: